Traducir al:

English cv French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

viernes, 19 de octubre de 2018

Ya es hora de invadir Venezuela - La Pulla

jueves, 19 de julio de 2018

LA OPOSICIÓN Y EL DESCONOCIMIENTO DE LAS REGLAS DEL JUEGO DEMOCRÁTICO


Por: Harrys Velásquez / @HarrysVelásquez

El Pacto de Punto Fijo significó el establecimiento de unas nuevas reglas de juego que se dieron los partidos políticos venezolanos, después de la caída de la dictadura de Marcos Pérez Jiménez el 23 de enero de 1958.

Acción Democrática (AD), el partido Social Cristiano Copei y Unión Republicana Democrática (URD), con la exclusión del Partido Comunista de Venezuela (PCV), suscribieron un acuerdo para asegurar un entendimiento mínimo entre los partidos políticos, que garantizaría el funcionamiento del sistema y evitaría así un enfrentamiento dentro de las relaciones antagónicas que les caracterizaban y que fueron una de las causas que llevaron al poder a la dictadura de Pérez Jiménez.

Los términos de “las reglas de juego” reconocían en primer lugar la existencia de diversos partidos políticos -con la excepción del PCV- y que las diferencias pudieran ser canalizadas dentro de las normas de convivencia, de modo que no se consideraran enemigos existenciales sino que más bien se asegurara el respeto mutuo y la cooperación. Esto implicaba la despersonalización del debate político y la erradicación de la violencia entre los miembros de los partidos.

En segundo lugar, se reconocía que por encima de las diferencias entre los distintos partidos existían intereses comunes que todos debían defender y que estaban expresados en un programa mínimo de gobierno, lo cual no excluía el derecho particular de cada una de las organizaciones políticas a defender otros puntos no suscritos en el programa. No obstante, la discusión pública de los puntos no comunes debía mantenerse dentro de los límites de la tolerancia y el respeto entre los partidos. 

Tercero, como todos los partidos aceptaron y se comprometieron a respetar las reglas del juego, todos los votos emitidos a favor de las diferentes candidaturas serían consideradas como votos unitarios y una afirmación de los electores a favor del régimen constitucional y de la consolidación del Estado de Derecho.

Por último, todos los partidos convinieron en evitar una oposición sistemática que debilitara la democracia recién instaurada. Además, todas las organizaciones políticas estaban obligadas a actuar en defensa de las autoridades constitucionales en caso de existir una amenaza real de golpe de Estado.

La llegada del Comandante Hugo Chávez al poder en el año 1998 -aun cuando el 4 de febrero del año 1992 había encabezado una rebelión militar contra el sistema bipartidista del Pacto de Punto Fijo-, se produjo respetando las reglas del juego establecidas por los gobiernos de la 4ta. República, ya que su movimiento militar previo no cristalizó y en definitiva asumió la vía electoral, popular y todas las normas establecidas por la Constitución de 1961 para ganar la presidencia de la República de Venezuela.  

Los partidos políticos del Pacto de Punto Fijo y sus derivados, además de las organizaciones sociales como la Iglesia Católica, Fedecámaras, la CTV, entre otros, apoyados por los medios de comunicación social, una vez desplazados del poder que habían usufructuado durante 40 años se dieron a la tarea de sumar esfuerzos para iniciar una ola de conspiraciones que terminó derrocando en año 2002 –aunque solo por 48 horas- al gobierno legítimamente constituido del Comandante Chávez.

Pudiera decirse que los partidos del Pacto de Punto Fijo habían actuado en consecuencia a los acuerdos suscritos frente a un enemigo que los desplazó del poder político. Sin embargo, su actuación compromete las reglas del juego democrático que habían jurado preservar, ya que el Comandante Chávez no dio un golpe de Estado y no utilizó la violencia para llegar al poder, en todo caso de lo único que se le puede acusar es de haber utilizado los motes de frijolito o escuálidos para referirse a sus adversarios políticos.

Las elecciones del año 2013 que dieron como resultados la elección de Nicolás Maduro como Presidente Constitucional de la República Bolivariana de Venezuela, tuvieron el mismo matiz desestabilizador y de desconocimiento de las reglas de juego democrático por parte de los viejos partidos políticos del Pacto de Punto Fijo: AD y Copei, así como también de los nuevos partidos que se derivaron de estos: Primero Justicia (PJ), Un Nuevo Tiempo (UNT), Voluntad Popular (VP), entre otros partidos de menor repercusión en el sistema democrático del país.

El candidato presidencial de la oposición, Henrique Capriles, llamó a sus seguidores a desconocer los resultados de las elecciones presidenciales, iniciándose una intensa ola de protestas violentas -auspiciados por la embajada de los Estados Unidos en Caracas- en algunos municipios del país controlados por la oposición, que produjeron inmensas pérdidas materiales y de vidas humanas.

En el año 2014 correspondió el turno para desestabilización al líder del fundamentalista partido Voluntad Popular, Leopoldo López, quien bajo el lema “La Salida” convocó a la oposición venezolana a presionar en las calles del país hasta lograr derrocamiento del gobierno constitucional de Nicolás Maduro, también produciéndose incalculables pérdidas materiales y cientos de heridos y decenas de fallecidos por la violencia política.

En el año 2017 la oposición venezolana volvió a promover la violencia política como vía para deslegitimar al gobierno. Las llamadas “guarimbas” fueron protagonistas de las protestas enmascaradas de pacíficas, pero que en realidad enlutaron miles de hogares venezolanos. Estas tuvieron su fin cuando el Presidente Nicolás Maduro inició una serie de acciones políticas con el fin de lograr la pacificación del país, tales como: convocar la elección de la Asamblea Nacional Constituyente, las elecciones regionales de gobernadores y alcaldes, así como el adelanto de las elecciones presidenciales previstas para finales del año 2018.

Asimismo, convocó la instalación de una Mesa de Diálogo Nacional con todos los sectores de la oposición venezolana, y aun cuando estos factores políticos disidentes del gobierno nacional habían aceptado participar en las negociaciones para llegar a un entendimiento y a la paz nacional, recibieron órdenes del imperialismo estadounidense para que desconociera los acuerdos alcanzados con el gobierno.

Es así como los principales dirigentes de la oposición, a pesar de ufanarse de ser “civilizados”, demócratas, sabiondos de la política, con la llegada de la revolución bolivariana han desconocido continuamente las reglas del juego democrático e incluso en la actualidad piden a gritos ayuda internacional para la intervención militar de su propio país.            

martes, 3 de julio de 2018

Esperanza desde Río Grande a La Patagonia.

Optimismo Llamarada


El pasado domingo 01 de julio Andrés Manuel López Obrador, conocido como AMLO, ganó las elecciones presidenciales en México con más del 53 % de los votos, acabando con una hegemonía bibartidista que gobernó el país durante los primeros 18 años del siglo XXI, ejercida por el Partido Acción Nacional (PAN) entre 2000 y 2012 y el Partido Revolucionario Institucional (PRI) gobernante actualmente y que gobernó ininterrumpidamente desde 1929 hasta el año 2000.
El triunfo de AMLO se da en un contexto donde su país junto con Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Guyana, Honduras, Panamá, Paraguay, Perú y Santa Lucía integra el llamado Grupo de Lima, que emprende una cruzada en contra del gobierno de Nicolás Maduro reelecto el pasado 20 de mayo por el pueblo venezolano para el periodo presidencial 2018 – 2025.
Este grupo de Lima es un resultado de la contraofensiva de los últimos 9 años transcurridos entre 2009 y 2017 que ha logrado cristalizar parcialmente el intento de restauración conservadora en Latinoamérica.
Esta contraofensiva inició con el golpe de Estado contra Mel Zelaya en Honduras en 2009 y continuó con el golpe parlamentario contra Fernando Lugo en Paraguay en 2012, el impeachment contra Dilma Rouseff en Brasil en 2016, y la victoria electoral de Mauricio Macri en Argentina (el único gobierno de izquierda perdido en las urnas). En la actualidad se desarrolla una persecución judicial contra ex mandatarios como Lula Da Silva en Brasil, Cristina Fernández de Kirchner en Argentina y más recientemente Rafael Correa en Ecuador. Sobre los gobiernos de Nicolás Maduro en Venezuela y Evo Morales en Bolivia persiste una enorme manipulación informativa y el gobierno de Daniel Ortega en Nicaragua es asediado por una espiral de violencia paramilitar urbana. Todo esto auspiciado por el imperialismo norteamericano.
Entre los países integrantes del grupo de Lima, además de México, en lo que va de 2018 se han realizado procesos electorales en Costa Rica donde resultó electo Carlos Alvarado Quezada, en Colombia fue elegido Ivan Duque, en Paraguay eligieron a Mario Abdo Martínez. En  Perú, el Presidente Pedro Pablo Kuczynski fue destituido por un escándalo de corrupción, A excepción de México, en todos los casos mencionados se mantiene la orientación favorable al grupo de Lima.
El ciclo electoral presidencial de este 2018 en Latinoamérica lo cierra Brasil, con elecciones a inicios de octubre próximo, con la posibilidad de la vuelta al poder de Lula Da Silva, apresado por el gobierno de Michele Temer, pero manteniendo la lucha judicial que lo exima de las causas por las que es injustamente acusado.
A la fecha el balance de toda la dinámica descrita sigue siendo a favor de la derecha, no obstante los triunfos de Maduro en Venezuela, de AMLO en México y la posibilidad de Lula en Brasil podrían significar la esperanza del reinicio de una nueva y definitiva oleada Revolucionaria desde Río Grande hasta la Patagonia.
Rafael Rosales Benítez
@rafaelsrb / rafaelsrb13@gmail.com

EL IMPERIO CONTRAATACA: LA GIRA DE MIKE PENCE POR AMÉRICA LATINA


Por: Harrys Velasquez / @HarrysVelasquez



  • La gira imperial para asediar a Venezuela

A pesar de que en Venezuela el Presidente Maduro logró controlar la desestabilización del país y propiciar la paz de la República con la elección de la Asamblea Nacional Constituyente, luego de suscitarse la violencia política de las manifestaciones opositoras (“guarimbas”), con el apoyo del imperialismo estadounidense, durante los meses de abril, mayo, junio y julio del año 2017 y que ocasionaron el lamentable saldo de más de 173 personas fallecidas y más de 30 personas quemadas vivas, según la investigación realizada por el Ministerio del Poder Popular para la Comunicación e Información.

A pesar que durante en el mismo año 2017 la Asamblea Nacional Constituyente convocó elecciones regionales de gobernadores y alcaldes en las que resultaron electos tanto los candidatos del chavismo y algunos de la oposición que decidieron participar en la contienda electoral. Así como también la Asamblea Nacional Constituyente convocó el adelanto de las elecciones presidenciales para el 20 de mayo del 2018, que estaban previstas para el mes de diciembre, como una forma de cumplir con los acuerdos de la mesa de diálogo realizada en República Dominicana entre los representantes del Gobierno del Presidente Maduro y los representantes de la oposición, quienes habían venido solicitando durante todo el año 2017 el adelanto de dichas elecciones presidenciales, para lograr la gobernabilidad del país.   

A pesar de que el imperialismo estadounidense ya había fracasado en su intento de impedir que se realizaran las elecciones presidenciales del 20 de mayo con la primera gira por América Latina a los países del llamado Grupo de Lima efectuada por el ex Secretario de Estado Rex Tillerson, y que ordenara al representante de la oposición Julio Borges, en la mesa de diálogo en República Dominicana, no firmar el acuerdo con los representantes del Gobierno venezolano. No obstante el imperialismo estadounidense vuelve al ataque contra el Gobierno venezolano en una nueva gira, esta vez de manos del vicepresidente Mike Pence que lo llevó países como Guatemala, Brasil y Ecuador para supuestamente visitar a los guatemaltecos afectados por la erupción del Volcán de Fuego y tratar temas como la inmigración ilegal hacia los Estados Unidos y “la situación política en Venezuela”.

  • La cobertura de la los medios de comunicación


A pesar de que la gira del vicepresidente estadounidense a Latinoamérica supuestamente tenía como pretexto visitar a los guatemaltecos afectados por la erupción del Volcán de Fuego, tratar la situación de la migración ilegal hacia los Estados Unidos y la situación política en Venezuela. Sin embargo, la cobertura de los medios de comunicación de la región demuestran que el verdadero interés del imperialismo estadounidense se enfoca en lograr mayores apoyos de los países visitados para atacar al Gobierno de Venezuela.

En un análisis de 43 titulares publicados por los medios digitales nacionales e internacionales entre el 25 y 29 de junio, entre los que destacan 2001, Azteca América, Blue Radio, CNN en Español, El Comercio, El País, El Periódico, El Universal, Globovisión, La Patilla, Sumarium, Swissinfo, Unión Radio, Venevisión y VOA; se pudo corroborar que el 62,79% de la cobertura mediática fue negativa en contra de la imagen del Gobierno venezolano.

En este contexto resaltan las principales palabras claves publicadas por los medios, extraídas del discurso imperial de Mike Pence: “es hora de actuar con firmeza”, “restaurar la democracia”, “dictadura brutal”, “el colapso de Venezuela” y “aislar a Venezuela”.

Entre tanto, solo el 20,93% de la cobertura fue positiva a favor del Gobierno venezolano entre los medios nacionales del Sistema Nacional de Medios Públicos como: Ciudad Caracas, Correo del Orinoco, VTV, YVKE Mundial y los equilibrados Últimas Noticias, HispanTV y Xinhua; por otra parte 16,28% de las noticias pueden catalogarse como informativas o equilibrada, la mayoría de ellas siendo publicadas por Telesur y RT.

De los 43 titulares publicados por los medios de comunicación, 40 titulares hicieron referencia a la situación política de Venezuela, es decir, el 93,02% de las publicaciones. Mientras, solo 3 titulares hicieron referencia a la migración ilegal hacia los Estados Unidos, es decir, solo 6,98% de las publicaciones.

Esto demuestra que al menos el interés de los medios sobre la gira de Pence estuvo enfocada en sus declaraciones sobre Venezuela, mientras que los refugiados víctimas del Volcán de Fuego a penas recibió una sola publicación del medio digital de Guatemala, El Periódico, en el que se pudo conocer que la visita a los refugiados fue llevada a cabo por la esposa del funcionario estadounidense Karen Pence, ya que el vicepresidente Mike Pence descartó visitar la zona afectada, no dio declaraciones a la prensa sobre algún programa de ayuda humanitaria, pero sí se reunió con los presidentes de Honduras, Juan Orlando Hernández, y de El Salvador, Salvador Sánchez Cerén, para tratar “el tema crítico” de la inmigración ilegal hacia los Estados Unidos.   

  • Las reacciones a la visita imperial por América Latina

Aun cuando consideramos que la cobertura de los medios a la gira del Vicepresidente estadounidense es desproporcionada contra la imagen del Gobierno venezolano, dado el número de publicaciones realizada por estos en comparación a las reacciones generadas en su contra. Sin embargo, no es menos importante las declaraciones ofrecidas por los representantes del Gobierno venezolano en su propia defensa, vale decir el mismo Presidente Nicolás Maduro y el constituyente Diosdado Cabello, quienes dan cuenta que el imperialismo no ha podido derrotar a la Revolución Bolivariana con todo y sus artimañas, amenazas y chantajes.

Asimismo, las reacciones de otros líderes regionales y extraregionales que demuestran que Venezuela no está aislada de la comunidad internacional, tales como las del presidente boliviano Evo Morales quien denunció que el imperialismo estadounidense está instigando un golpe de Estado en Venezuela en nombre la libertad y la portavoz de la cancillería rusa María Zajárova, quien denunció que las declaraciones del funcionario estadounidense son una de la injerencia en los asuntos internos de los venezolanos.

Un caso especial ocupa la reacción del alcalde de Manaos, Arthur Virgílio Neto, ya que si bien este no es partidario del Gobierno venezolano ni apoya al Presidente Nicolás Maduro, fija una posición nacionalista contraria al despliegue militar estadounidense por la visita de Mike Pence a Brasil, pidiendo “respeto a la soberanía de su país y al orgullo del pueblo amazónico”, además de solicitar a Pence regresar a su país y no estar hablando de los derechos humanos. 

viernes, 22 de junio de 2018

Un Maoísta campeón del mundo…y en la España de Franco


El Falso 9




Un Maoísta campeón del mundo…y en la España de Franco
Corría el primer minuto de la final del Mundial Alemania 74 y Johan Cruyff se hace del balón, acelera, entra al área alemana solo para que Vogts le cometa penal. Johan Neeskens anota el 1-0 y la Naranja Mecánica de Michels está arriba en el marcador. Los alemanes no han tocado el balón todavía. Sin embargo, en el minuto 25, Paul Breitner empata, también de penal. En el 43, el torpedo Gerd Müller anota el gol del triunfo teutón.
Paul Breitner. Recordemos un poco. Breitner fue un jugador alemán que comenzó como lateral izquierdo en el BayernMunich y que recaló en el Real Madrid para la temporada 1974-75. En el club merengue vieron su potencial y lo reconvirtieron en mediocampista y allí explotó como primera figura. En el club blanco hizo dupla con un compatriota suyo, Gunter Netzer, y entre ambos le dieron relumbre al Real de esos años.
Pero lo sui generis de Breitner es que era, y aún lo es, un maoísta confeso. Los puristas del Madrid, junto con los franquistas, pegaron el grito en el cielo al contratarlo, pero unos y otros callaron cuando lo vieron jugar. Breitner finalmente salió del equipo blanco por la puerta de atrás en 1977, cuando se supo donó a unos obreros de una fábrica que estaban en huelga 500 mil pesetas para que siguieran con sus luchas reivindicativas. Los trabajadores estaban a punto de terminar la huelga porque ya no tenían dinero y sus familias estaban al borde de hambre, pero se apareció el maoísta y les dio esa fortuna.
Al poco tiempo el Madrid rescindió su contrato y Breitner regresó a Alemania, al Munich, donde siguió ganando títulos. Se retiró a los 32 años, en 1983, después de conseguir la Copa de Alemania, a pesar de estar en buena forma y de una oferta millonaria del equipo bávaro para que continuara un año más. Simplemente no le interesaba el dinero. Paul Breitner fue un maoísta campeón del mundo…y en la España de Franco.


Mundiales y Política. Capítulo III: ¿Pra Frente, Brasil? Las desapariciones forzadas en el gigante amazónico al ganar el Tri






El Falso 9

Mundiales y Política. Capítulo III: ¿Pra Frente, Brasil? Las desapariciones forzadas en el gigante amazónico al ganar el Tri

Brasil se coronó Tricampeón ante Italia en México 1970, quedándose en perpetuidad con la Copa Jules Rimet. Los brasileños doblegaron a los azzurros 4-1 en el Mundial de despedida de Pelé, con un Jairzinho anotando en todos los compromisos y la revelación de un insigne goleador: Gerd Muller.

Emílio Garrastazu Médici era el tercer presidente brasileño del régimen militar instaurado durante el golpe de 1964. Es decir, un dictador. El mundo estaba en su tercera década de Guerra Fría, y Latinoamérica era un actor importante de juego de las superpotencias y sus ideas políticas. La Represión de Estado en el gigante suramericano era pan de todos los días, con desapariciones forzadas, encarcelamientos sin fórmula de juicio, destierro, prohibición de sindicatos, etc.

El Gobierno de facto de Garrastazu Médici aprovechó la alegría del pueblo brasileño el día que derrotaron a Italia ese día de 1970 y en la noche, en plena celebración popular, con el pueblo volcado en la calle, patrullas de agentes de la represión secuestró y desapareció a decenas de líderes sociales, sindicalista, dirigentes de partidos de izquierda, ciudadanos comunes, etc., que eran considerados enemigos por el régimen dictatorial.

Esta historia se contó con una excelente película llamada Pra Frente, Brasil, estrenada en 1982, el año del fracaso brasileño en España 1982, y con la dictadura aún gobernando desde Brasilia.









Mundiales y Política. Capítulo II: El “Milagro de Berna” la política de dopaje en el fútbol






El Falso 9

Mundiales y Política. Capítulo II: El “Milagro de Berna” la política de dopaje en el fútbol

La II Guerra Mundial provocó una pausa en la disputa de los mundiales. Las citas programadas para 1942 y 1946 se cancelaron, reiniciándose con Brasil 1950, Mundial del que estuvo execrada Alemania Federal como represalia a su participación en la contienda bélica.

Sin embargo, los teutones dijeron presente en Suiza 1954, el mundial con mejor promedio de goles por partido hasta ahora. Fue un mundial con marcadores espectaculares, y la mejor selección, Hungría, que presentó un equipo de ensueño, se quedó sin la corona al perder contra Alemania Federal la final 3-2, en lo que se conoció como el “Milagro de Berna”, pero que, décadas después, dejaron entrever que hubo doping de Estado por parte de los alemanes, para ganar la justa y reinsertarse en el mundo del balompié… y en el mundo político de la época.

Alemania y Hungría se habían enfrentado en la fase de grupos, con los magiares dominando la situación con un escandaloso 8-3, y los alemanes clasificando de segundos al golear a los turcos 7-0 en un partido extra. En los cuartos, Hungría sacudió a Brasil 4-2 y Los Alemanes 2-0 a Yugoslavia. En semis, los magyares le propinaron la primera derrota a Uruguay en Mundiales (4-2)  y los teutones resolvieron ante Austria 6-1.

Húngaros y alemanes se enfrentaron en la final y a los 8 minutos ya los del este de Europa ganaban 2-0. Sin embargo, los teutones empataron antes de finalizar el primer tiempo, y Rhan, en el 84, anotó el “milagroso” 3-2 final. Hungría engrosó el podio de los Campeones sin Corona, y los alemanes inauguraron el dopaje de Estado, tal como lo develó este artículo del blog de Martí Perarnau basado en un trabajo de Suddeutsche Zeitung.



.









Mundiales y Política. Capítulo I: Italia Campeón en la era del Fascismo.


El Falso 9

Mundiales y Política. Capítulo I: Italia Campeón en la era del Fascismo.



Pocos países se han visto tan presionados para ganar como lo estuvo Italia cuando fue sede en 1934, del Mundial de Fútbol. El país de la bota estaba gobernada por Benito Mussolini. El fascismo quería demostrar la superioridad de su política y nada mejor que un Mundial para hacerlo.

El equipo campeón de 1930, Ururguay, no acudió como represalia a la no asistencia de los itálicos a la cita de 4 años antes. Ha sido la única vez que un equipo campeón no defendió su título. Se realizó una fase de clasificación para cubrir las 16 plazas programadas. Se eliminó también la fase de grupos y se realizó un campeonato con eliminatoria directa.

El Mundial de 1934 fue usado por Mussolini para exponer al mundo logros e ideas del fascismo italiano.​ También tuvo una consecuencia en el campo: la  squadra azzurra gozó de arbitrajes parcializados a su favor en la competencia.

Particularmente fue notorio el arbitraje favorable a Italia en el partido contra España por los cuartos de final. En un partido sumamente físico, duro, quedó empatado 1-1 luego de los 90 minutos y la prórroga. Por reglas del torneo, se repitió el cotejo al día siguiente, con un triunfo azzurro 1-0, con España alineando solo a 4 de los jugadores del partido anterior, porque los otros 7 habían acabado lesionados. Zamora, el portero, había acabado con dos costillas fracturadas.

Los de Vittorio Pozzo se deshicieron de Austria 1-0 en semifinales y disputaron la grande finale ante Checoslovaquia, un equipo dinámico, con gran movilidad. Hay versiones que indican que Mussolini hablo con los jugadores antes del juego y les “sugirió” que había que ganar “a toda costa”. Uno de los jugadores italianos era el argentino nacionalizado Luis Monti, que había  disputado y perdido la final cuatro años antes. Monti dijo varios años después: “En 1930, en Uruguay, me querían matar si ganaba, y en Italia, cuatro años más tarde, si perdía”.

Alineados antes de comenzar el partido, los jugadores italianos, como de costumbre, hicieron el saludo fascista con el brazo derecho extendido, lo que también hizo el árbitro del cotejo, el sueco Ivan Eklind.  El partido terminó 1-1 tras 90 minutos, y en la prórroga, Angelo Schiavio anotó el 2–1 a los 95, con lo que Italia levantó su primera Copa del Mundo.









martes, 19 de junio de 2018

PRESIDENCIALES EN COLOMBIA Y SU CAMPAÑA SOBRE VENEZUELA


Por: Harrys Velásquez

Como en casi todas las elecciones presidenciales latinoamericanas, caribeñas y hasta en algunas europeas como las de España y Portugal, la situación política en Venezuela ha venido jugando un importante papel a la hora de hacer campaña electoral por lo menos en los últimos 10 años, sobre todo con los candidatos de la derecha quienes han manipulando la figura del Comandante Hugo Chávez y ahora del Presidente Nicolás Maduro para promover sus propias candidaturas, deslegitimar la imagen del Gobierno venezolano, invisibilizar sus logros sociales y negar su impacto positivo en los países de la región.

Las elecciones presidenciales del pasado domingo en Colombia son una muestra de lo expuesto anteriormente. La campaña electoral, aunque si bien tuvo sus propios matices donde se reflejaron los problemas internos que solo son pertinentes a los colombianos, gran parte de la campaña electoral estuvo enfocada en la situación política y económica por la que atraviesa Venezuela, siempre siendo manipulada y descontextualizada de la verdadera realidad de nuestro país, negando la bondades sociales de la Revolución Bolivariana e invisivilizando los problemas que en gran medida son introducidos en Venezuela desde la frontera colombiana como son el contrabando de extracción (alimentos, medicinas, billetes, gasolina), el paramilitarismo, el narcotráfico, entre otros.

“Vote para que Colombia no sea otra Venezuela” es uno de los mensaje que se podía leer en una inmensa valla publicitaria de las inmediaciones de la autopista que está en la vía al aeropuerto José María Córdova de Medellín. Mensajes como este fueron replicados a lo largo y ancho de Colombia y utilizados además para empañar la candidatura de Gustavo Petro, candidato que enfrentó al presidente electo y a quien se relacionó mediáticamente con el chavismo para hacerle creer a los colombianos que de ser este el ganador de las presidenciales, haría que la situación política y económica de Colombia terminaría siendo como la que estamos atravesando en Venezuela. Aunque en nuestro país somos millones los que sabemos que la mayor parte de la crisis es inducida por factores externos con la aplicación de bloqueos, sanciones económicas y financieras ilegales que utiliza el imperialismo norteamericano para debilitar al Gobierno del Presidente Maduro, y que son respaldada por políticos y empresarios apátridas que una vez más ven la oportunidad de jugar a la desestabilización política y hacerse del poder de manera antidemocrática sin respetar las reglas del juego.

El nuevo presidente electo de Colombia, Iván Duque, proviene del conservador partido uribista y es ficha del expresidente colombiano Álvaro Uribe Vélez, quien es abiertamente declarado antichavista y ha procurado por todos los medios, incluyendo el militar, influir e intervenir en los asuntos internos de los venezolanos.

Es público notorio y comunicacional las reuniones en el Puente Internacional Simón Bolívar en la frontera colombo-venezolana, previo a las elecciones del pasado domingo en Colombia, realizada entre la acérrima antichavista María Corina Machado y el nuevo presidente colombiano Iván Duque. En el encuentro Duque ratificó su compromiso con la oposición venezolana para erradicar lo que para su juicio es “la dictadura” y “la opresión” del Gobierno del Presidente Nicolás Maduro, lo que a todas luces es un acto de agravio que daña las relaciones diplomáticas entre los dos países antes de iniciar su mandato.

Aun cuando en elecciones presidenciales de Colombia existen datos que pudieran cuestionar los resultados, al menos mediáticamente si se utilizan los mismos parámetros que utilizaron los medios y la oposición venezolana para cuestionar las elecciones en Venezuela y al sistema electoral, tales como: la gran cantidad de denuncias de fraude, compra de votos, presentación de copias del tarjetón de votación, impedimentos a los electores pro Petro para que participaran, inconsistencias en las actas de totalización, la abstención que alcanzó más del 46% según los resultados preliminares, entre otros. Sin embargo, los resultados fueron ampliamente celebrados por líderes de la oposición antichavista en Venezuela.

Los dirigentes antichavistas como María Corina Machado, el excandidato presidencial Henri Falcón, los prófugos de la justicia venezolana Antonio Ledezma y Lester Toledo, y los fundamentalistas de derecha Tomás Guanipa y Delsa Solorzano, la gobernadora del estado fronterizo del Táchira Laidy Gómez, entre otros, tienen en común haber emitido opiniones a través de la red social Twitter exaltando el sistema electoral colombiano, la supuesta transparencia de los resultados, la presunta imparcialidad del ente electoral colombiano, el carácter democrático de los comicios y especialmente la ayuda que pueda prestar a la oposición venezolana el nuevo presidente colombiano para seguir intentando derrocar al Gobierno venezolano.

En contraposición, estos mismos personajes habían manifestado todo lo contrario del proceso electoral venezolano, cuestionando la credibilidad e imparcialidad del Consejo Nacional Electoral, la transparencia del resultado, las garantías del proceso comicial, entre otros, muy a pesar de que es ampliamente conocido en todo el mundo que el Sistema Electoral Venezolano es uno de los mejores del planeta.

Es por ello que los venezolanos debemos estar alertas, ya el presidente Nicolás Maduro ha dado señales de advertencia a nuestra Fuerza Armada Nacional Bolivariana de que el actual gobierno de Juan Manuel Santos pretende dejar la Casa de Nariño y traspasar la presidencia al nuevo gobernante uribista Iván Duque, con resquebrajamiento de las relaciones bilaterales entre Colombia y Venezuela, utilizando una provocación de carácter militar fronterizo que sea capaz de justificar la posibilidad de una intervención militar extranjera en contra del suelo patrio.   


martes, 12 de junio de 2018

LA DERROTA CONTINUADA DEL IMPERIALISMO


Por Harrys Velásquez  / @HarrysVelasquez

1.    EL RESULTADO
Una vez más la estrategia imperialista de aislar a Venezuela del contexto internacional quedó derrotada durante la 48° Asamblea General de la OEA, la cual tenía como punto de honor desconocer los resultados de las elecciones presidenciales del 20 de mayo y suspender a Venezuela de la Organización, a pesar de que hace más de un año el Presidente Nicolás Maduro ya había ordenado a la diplomacia criolla dar los pasos pertinentes para retirar a nuestro país del organismo por considerarlo un centro de políticas injerencistas y eje de la conspiración internacional en contra del Gobierno venezolano. Además, no consiguieron los votos necesarios de los países reunidos en el cónclave para suspender a Venezuela, siendo que el imperialismo necesitaba 24 votos,  solo consiguieron 19 a favor, 4 en contra y 11 abstenciones.

La presencia en la Asamblea General tanto del Secretario de Estado Mike Pompeo así como del Vicepresidente Mike Pence, hace suponer la importancia y la obsesión que la administración de Donald Trump tiene contra el Gobierno venezolano. La intervención del Canciller venezolano Jorge Arreaza así lo demuestra, cuando denunció que la asamblea había sido convocada sin un tema central de interés para todos los países de la región, tales como: el económico, la política, el medio ambiente, la articulación entre los gobiernos, los derechos sociales y civiles, entre otros; sino que más bien había servido de excusa para tratar el tema del aislamiento a Venezuela solicitado por el Vicepresidente Mike Pence, dando órdenes injerencistas a los países de la Organización para que interviniesen en los asuntos internos de los venezolanos y aprobaran medidas unilaterales, ilegales y coercitivas. A pesar de ello, no lograron ninguno de los objetivos estipulados por el imperialismo, Venezuela se está retirando ella misma de la OEA y el presidente venezolano sigue siendo Nicolás Maduro, ampliamente reconocido por la comunidad internacional.

2.    LA COBERTURA DE LOS MEDIOS
En un análisis de 125 titulares publicados entre los días 4 y 5 de junio por los medios digitales nacionales e internacionales: 2001, ABC, AVN, Blu Radio, Caraota Digital, Ciudad Caracas, El Clarín, El Espectador, El Nacional, El Nuevo Herald, El País, El Universal, Globovisión, La Patilla, Noticiero Venevisión, RNV, Sumarium, Telesur, Televisa, Últimas Noticias, Unión Radio, VOA, VTV y YVKE Mundial; se pudo constatar que el 78,40% de la cobertura de los medios sobre la 48° Asamblea General de la OEA fue negativa para la imagen del Gobierno del Presidente Maduro, mientras que el 13,60% de la muestra refleja una tendencia equilibrada y solo el 8% de la muestra refleja una cobertura positiva, en su mayoría reseñada por los medios del Sistema Nacional de Medios Públicos.


Las noticias negativas se enfocan en reseñar las palabras expresadas por el Secretario de Estado estadounidense Mike Pompeo, sobre la necesidad de “suspender a Venezuela” y seguir “promoviendo las sanciones y el bloqueo por el bien de la región”.  Entre tanto, las noticias positivas reflejan las posturas del Canciller venezolano, Jorge Arreaza, denunciando las pretensiones injerencistas del gobierno de los Estados Unidos que no puede impedir “la voluntad del pueblo venezolano a ser libres”.

3.    LAS REACCIONES


Conocidos los resultados de las votaciones de los países miembros de la Organización de Estados Americanos en los que no pudieron lograr los objetivos de aislar a Venezuela, uno de los principales promotores de las sanciones y el bloqueo contra nuestro país, el diputado de la Asamblea Nacional en desacato Julio Borges, publicó a través de su cuenta de la red social Twitter las intenciones de reunirse con el Presidente Nicolás Maduro para “construir el camino de paz deseado” a través del diálogo. Sin embargo, el mensaje de Borges fue borrado inmediatamente de su cuenta, supuestamente por órdenes del Vicepresidente estadounidense Mike Pence, como ya había sucedido durante los encuentros del diálogo Gobierno-oposición en República Dominicana con una llamada de Rex Tillerson; originando una intensa reacción de los usuarios de la red social, tanto chavistas como opositores, catalogando al personaje de marras como un cobarde, traidor, “colaboracionista del régimen”, entre otros epítetos que lo dejan muy mal parado entre sus seguidores y los venezolanos en general.

No obstante, días más tarde y a través de un reconocido diario de circulación nacional como lo es Últimas Noticias, Borges hace control de daños publicando un nuevo artículo de opinión en el que se retracta del mensaje publicado a través de Twitter, sosteniendo ahora que la resolución aprobada en la 48° Asamblea General de la OEA “abre la puerta a la suspensión de Venezuela del organismo y declara ilegítima la reelección de Maduro”.
Borges se encuentra en el ojo del huracán, por un lado es aborrecido por los mismos opositores al Gobierno del Presidente Nicolás Maduro pero que hacen vida en Venezuela y se encuentran igualmente afectados por las sanciones y el bloqueo internacional de medicinas y alimentos, mientras él vive en una perenne gira internacional. Y por otro lado, es cuestionado abiertamente por el chavismo quienes lo tildan de traidor a la patria y solicitan a los organismos competentes legislar sobre la materia que lo lleve finalmente a su enjuiciamiento.

Por su parte el Presidente Nicolás Maduro hace una lectura humilde de los resultados arrojados en la 48° Asamblea General de la OEA, admitiendo que “ha sido una gran victoria en la capital del imperialismo”. Sin embargo, no se deja deslumbrar por los mismos y advierte que “vendrán nuevas batallas por la verdad de Venezuela en la OEA y el mundo”.

  

domingo, 3 de junio de 2018

Puro garrote crítico


Por: Néstor Francia

Le iba a poner otro título a este artículo, pero a pesar de ser más atinado, tenía un grave defecto, era demasiado elegante: “Realidad de la crítica y crítica de la realidad”. La gente no quiere tantos rodeos, exige a los trabajadores del pensamiento que sirvan carne cruda, no como los políticos de oficio, que suelen presentar los platos aliñados y cocidos. El título desechado apunta al contenido de este texto: la existencia de una fuerte corriente de revolucionarios críticos y el papel de los mismos en la crítica de la realidad revolucionaria.  Antes de abordar estos dos aspectos, digo de una vez que no voy a ser de los que le hacen propaganda al Gobierno, no porque el chavismo no tenga importantes logros y actuaciones, y buenas intenciones de sobra, sobre todo al nivel de sus bases, sino porque los propagandistas ya abundan: medios del Estado, voceros políticos, intelectuales “orgánicos” del chavismo. Ellos seguirán haciendo su trabajo. Muy bien, yo haré el mío: empuñar el garrote crítico y repartir palo a diestra y siniestra, para seguir siendo un carro sin frenos. Ahora se justifica el título finalmente escogido.

El impetuoso torrente crítico cuenta con nombres importantes: Luis Britto García, Julio Escalona, José Sant Roz, David Paravisini, Roberto Hernández Montoya (recomiendo ampliamente su más reciente artículo que pude leer en Aporrea.org, bajo el título “Termitas”) y otros. Por supuesto, no es que comparta necesariamente todos sus planteamientos, así como ellos no adosarán todos los míos, pero respeto mucho a quienes siembran la planta de la inconformidad, que produce la brillante flor de la duda y el fruto alimenticio de la diversidad, bienes que han hecho que el hombre devele unos cuantos enigmas del Universo, abra caminos al conocimiento y explaye uno de los principales atributos humanos, la creatividad.

Muy notable es que los revolucionarios críticos abundan como la hierba al nivel del chavismo de base. Esto ya lo percibía, pero se me ha evidenciado mucho más después de la gran difusión de mi artículo-detonante “La victoria pírrica”, que ha corrido  como el viento por redes digitales. Ese es el mérito que me enorgullece: he logrado liberar aun más el uso colectivo del debate, una de las principales herramientas útiles en manos del pueblo. Inclusive me conforta que esta corriente crítica no deja de estar presente entre muchos Constituyentes que provienen del sector de trabajadores y de comunas, por ejemplo. Sobre todo unos cuantos, que representan casi todos a la provincia, me plantean su inconformidad con distintas manifestaciones de burocratismo, corrupción, autoritarismo político, militar y policial, ineficiencia y otros males que hacen peligrar el destino de la Revolución.

Un camarada me planteó que este movimiento crítico tiene el defecto de ser inorgánico y disperso. Esto es cierto, acaso tenga que ver con el hecho de que no es una corriente homogénea y que, claro está, no tiene ni creo que llegue a tener apoyo del Estado para contactarse, reunirse, contar con locales y logística, todas esta cosas necesarias para una hipotética organización. Por ahora se trata de un fenómeno silvestre, callejero, realengo, pero esto tiene también para mí su encanto, pues le permite mantenerse fresco, vibrante y libre del secuestro del Estado burgués que nos rige.

En modo alguno creemos que la eclosión de una importante corriente crítica deba comprometer la unidad antiimperialista que se le impone al movimiento revolucionario venezolano. Claro que ese es un riesgo, pero podemos evitarlo si se entiende el debate como una actividad humana natural. He podido constatar la existencia de sectores conservadores en el chavismo, no solo al nivel de la Dirección, sino también en el de las bases, sobre todo en un importante segmento de la militancia de base del PSUV. Algunos de estos tienen la tendencia a satanizar la crítica y evadir el debate. Ellos también tienen la posibilidad de expresarse e incluirse en la discusión, y evitar la tentación de la descalificación fácil y simplona. Hay quienes piensan que la crítica sirve a los intereses del imperialismo y de la derecha. Yo, por el contrario, creo que lo que ayuda a los enemigos es precisamente lo criticado: el burocratismo, la corrupción, la ineficiencia, el dogmatismo, el sectarismo, el jalabolismo, el arribismo, el discurso desgastado y alienado.

Ya antes de las elecciones del 20 de mayo habíamos previsto algunas cosas que pasarían desde el 21 de mayo. Veamos parte de lo que escribí en un análisis que circuló el 12 de mayo pasado por redes digitales: “Nos enfrentaríamos, si todo sale bien en las elecciones, a un claro dilema: o la Revolución se estanca (que es lo mismo que retroceder) o avanza. Se seguirán cumpliendo los presagios de Marx, y la Humanidad seguirá su curso de radicalización de la lucha de clases mundial. Continuará en desarrollo la contradicción principal de la época entre el imperialismo y sus aliados, por un lado, y los pueblos y naciones soberanas, por el otro. Esa gran contradicción condicionará todas las demás, incluidas aquellas de cada país. En nuestro caso, se verá también las que existen en el seno del movimiento revolucionario, que se expresarán sobre todo entre las posiciones transformadoras y las conservadoras, entre el Estado y el movimiento popular, entre el Poder Constituido y el Poder Constituyente. Habrá que manejar esa lucha con tino para preservar la unidad nacional contra el enemigo principal, el imperialismo, mientras se resuelven las contradicciones internas”.

Hoy suscribo en todas sus líneas las ideas expresadas en ese párrafo. Las contradicciones se seguirán desarrollando y eso no depende de ninguno de nosotros. Están allí, macerándose, y esto nada lo puede cambiar, salvo la resolución que tengan en el proceso dialéctico del movimiento perpetuo.