Traducir al:

English cv French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

martes, 19 de junio de 2018

PRESIDENCIALES EN COLOMBIA Y SU CAMPAÑA SOBRE VENEZUELA


Por: Harrys Velásquez

Como en casi todas las elecciones presidenciales latinoamericanas, caribeñas y hasta en algunas europeas como las de España y Portugal, la situación política en Venezuela ha venido jugando un importante papel a la hora de hacer campaña electoral por lo menos en los últimos 10 años, sobre todo con los candidatos de la derecha quienes han manipulando la figura del Comandante Hugo Chávez y ahora del Presidente Nicolás Maduro para promover sus propias candidaturas, deslegitimar la imagen del Gobierno venezolano, invisibilizar sus logros sociales y negar su impacto positivo en los países de la región.

Las elecciones presidenciales del pasado domingo en Colombia son una muestra de lo expuesto anteriormente. La campaña electoral, aunque si bien tuvo sus propios matices donde se reflejaron los problemas internos que solo son pertinentes a los colombianos, gran parte de la campaña electoral estuvo enfocada en la situación política y económica por la que atraviesa Venezuela, siempre siendo manipulada y descontextualizada de la verdadera realidad de nuestro país, negando la bondades sociales de la Revolución Bolivariana e invisivilizando los problemas que en gran medida son introducidos en Venezuela desde la frontera colombiana como son el contrabando de extracción (alimentos, medicinas, billetes, gasolina), el paramilitarismo, el narcotráfico, entre otros.

“Vote para que Colombia no sea otra Venezuela” es uno de los mensaje que se podía leer en una inmensa valla publicitaria de las inmediaciones de la autopista que está en la vía al aeropuerto José María Córdova de Medellín. Mensajes como este fueron replicados a lo largo y ancho de Colombia y utilizados además para empañar la candidatura de Gustavo Petro, candidato que enfrentó al presidente electo y a quien se relacionó mediáticamente con el chavismo para hacerle creer a los colombianos que de ser este el ganador de las presidenciales, haría que la situación política y económica de Colombia terminaría siendo como la que estamos atravesando en Venezuela. Aunque en nuestro país somos millones los que sabemos que la mayor parte de la crisis es inducida por factores externos con la aplicación de bloqueos, sanciones económicas y financieras ilegales que utiliza el imperialismo norteamericano para debilitar al Gobierno del Presidente Maduro, y que son respaldada por políticos y empresarios apátridas que una vez más ven la oportunidad de jugar a la desestabilización política y hacerse del poder de manera antidemocrática sin respetar las reglas del juego.

El nuevo presidente electo de Colombia, Iván Duque, proviene del conservador partido uribista y es ficha del expresidente colombiano Álvaro Uribe Vélez, quien es abiertamente declarado antichavista y ha procurado por todos los medios, incluyendo el militar, influir e intervenir en los asuntos internos de los venezolanos.

Es público notorio y comunicacional las reuniones en el Puente Internacional Simón Bolívar en la frontera colombo-venezolana, previo a las elecciones del pasado domingo en Colombia, realizada entre la acérrima antichavista María Corina Machado y el nuevo presidente colombiano Iván Duque. En el encuentro Duque ratificó su compromiso con la oposición venezolana para erradicar lo que para su juicio es “la dictadura” y “la opresión” del Gobierno del Presidente Nicolás Maduro, lo que a todas luces es un acto de agravio que daña las relaciones diplomáticas entre los dos países antes de iniciar su mandato.

Aun cuando en elecciones presidenciales de Colombia existen datos que pudieran cuestionar los resultados, al menos mediáticamente si se utilizan los mismos parámetros que utilizaron los medios y la oposición venezolana para cuestionar las elecciones en Venezuela y al sistema electoral, tales como: la gran cantidad de denuncias de fraude, compra de votos, presentación de copias del tarjetón de votación, impedimentos a los electores pro Petro para que participaran, inconsistencias en las actas de totalización, la abstención que alcanzó más del 46% según los resultados preliminares, entre otros. Sin embargo, los resultados fueron ampliamente celebrados por líderes de la oposición antichavista en Venezuela.

Los dirigentes antichavistas como María Corina Machado, el excandidato presidencial Henri Falcón, los prófugos de la justicia venezolana Antonio Ledezma y Lester Toledo, y los fundamentalistas de derecha Tomás Guanipa y Delsa Solorzano, la gobernadora del estado fronterizo del Táchira Laidy Gómez, entre otros, tienen en común haber emitido opiniones a través de la red social Twitter exaltando el sistema electoral colombiano, la supuesta transparencia de los resultados, la presunta imparcialidad del ente electoral colombiano, el carácter democrático de los comicios y especialmente la ayuda que pueda prestar a la oposición venezolana el nuevo presidente colombiano para seguir intentando derrocar al Gobierno venezolano.

En contraposición, estos mismos personajes habían manifestado todo lo contrario del proceso electoral venezolano, cuestionando la credibilidad e imparcialidad del Consejo Nacional Electoral, la transparencia del resultado, las garantías del proceso comicial, entre otros, muy a pesar de que es ampliamente conocido en todo el mundo que el Sistema Electoral Venezolano es uno de los mejores del planeta.

Es por ello que los venezolanos debemos estar alertas, ya el presidente Nicolás Maduro ha dado señales de advertencia a nuestra Fuerza Armada Nacional Bolivariana de que el actual gobierno de Juan Manuel Santos pretende dejar la Casa de Nariño y traspasar la presidencia al nuevo gobernante uribista Iván Duque, con resquebrajamiento de las relaciones bilaterales entre Colombia y Venezuela, utilizando una provocación de carácter militar fronterizo que sea capaz de justificar la posibilidad de una intervención militar extranjera en contra del suelo patrio.   


martes, 12 de junio de 2018

LA DERROTA CONTINUADA DEL IMPERIALISMO


Por Harrys Velásquez  / @HarrysVelasquez

1.    EL RESULTADO
Una vez más la estrategia imperialista de aislar a Venezuela del contexto internacional quedó derrotada durante la 48° Asamblea General de la OEA, la cual tenía como punto de honor desconocer los resultados de las elecciones presidenciales del 20 de mayo y suspender a Venezuela de la Organización, a pesar de que hace más de un año el Presidente Nicolás Maduro ya había ordenado a la diplomacia criolla dar los pasos pertinentes para retirar a nuestro país del organismo por considerarlo un centro de políticas injerencistas y eje de la conspiración internacional en contra del Gobierno venezolano. Además, no consiguieron los votos necesarios de los países reunidos en el cónclave para suspender a Venezuela, siendo que el imperialismo necesitaba 24 votos,  solo consiguieron 19 a favor, 4 en contra y 11 abstenciones.

La presencia en la Asamblea General tanto del Secretario de Estado Mike Pompeo así como del Vicepresidente Mike Pence, hace suponer la importancia y la obsesión que la administración de Donald Trump tiene contra el Gobierno venezolano. La intervención del Canciller venezolano Jorge Arreaza así lo demuestra, cuando denunció que la asamblea había sido convocada sin un tema central de interés para todos los países de la región, tales como: el económico, la política, el medio ambiente, la articulación entre los gobiernos, los derechos sociales y civiles, entre otros; sino que más bien había servido de excusa para tratar el tema del aislamiento a Venezuela solicitado por el Vicepresidente Mike Pence, dando órdenes injerencistas a los países de la Organización para que interviniesen en los asuntos internos de los venezolanos y aprobaran medidas unilaterales, ilegales y coercitivas. A pesar de ello, no lograron ninguno de los objetivos estipulados por el imperialismo, Venezuela se está retirando ella misma de la OEA y el presidente venezolano sigue siendo Nicolás Maduro, ampliamente reconocido por la comunidad internacional.

2.    LA COBERTURA DE LOS MEDIOS
En un análisis de 125 titulares publicados entre los días 4 y 5 de junio por los medios digitales nacionales e internacionales: 2001, ABC, AVN, Blu Radio, Caraota Digital, Ciudad Caracas, El Clarín, El Espectador, El Nacional, El Nuevo Herald, El País, El Universal, Globovisión, La Patilla, Noticiero Venevisión, RNV, Sumarium, Telesur, Televisa, Últimas Noticias, Unión Radio, VOA, VTV y YVKE Mundial; se pudo constatar que el 78,40% de la cobertura de los medios sobre la 48° Asamblea General de la OEA fue negativa para la imagen del Gobierno del Presidente Maduro, mientras que el 13,60% de la muestra refleja una tendencia equilibrada y solo el 8% de la muestra refleja una cobertura positiva, en su mayoría reseñada por los medios del Sistema Nacional de Medios Públicos.


Las noticias negativas se enfocan en reseñar las palabras expresadas por el Secretario de Estado estadounidense Mike Pompeo, sobre la necesidad de “suspender a Venezuela” y seguir “promoviendo las sanciones y el bloqueo por el bien de la región”.  Entre tanto, las noticias positivas reflejan las posturas del Canciller venezolano, Jorge Arreaza, denunciando las pretensiones injerencistas del gobierno de los Estados Unidos que no puede impedir “la voluntad del pueblo venezolano a ser libres”.

3.    LAS REACCIONES


Conocidos los resultados de las votaciones de los países miembros de la Organización de Estados Americanos en los que no pudieron lograr los objetivos de aislar a Venezuela, uno de los principales promotores de las sanciones y el bloqueo contra nuestro país, el diputado de la Asamblea Nacional en desacato Julio Borges, publicó a través de su cuenta de la red social Twitter las intenciones de reunirse con el Presidente Nicolás Maduro para “construir el camino de paz deseado” a través del diálogo. Sin embargo, el mensaje de Borges fue borrado inmediatamente de su cuenta, supuestamente por órdenes del Vicepresidente estadounidense Mike Pence, como ya había sucedido durante los encuentros del diálogo Gobierno-oposición en República Dominicana con una llamada de Rex Tillerson; originando una intensa reacción de los usuarios de la red social, tanto chavistas como opositores, catalogando al personaje de marras como un cobarde, traidor, “colaboracionista del régimen”, entre otros epítetos que lo dejan muy mal parado entre sus seguidores y los venezolanos en general.

No obstante, días más tarde y a través de un reconocido diario de circulación nacional como lo es Últimas Noticias, Borges hace control de daños publicando un nuevo artículo de opinión en el que se retracta del mensaje publicado a través de Twitter, sosteniendo ahora que la resolución aprobada en la 48° Asamblea General de la OEA “abre la puerta a la suspensión de Venezuela del organismo y declara ilegítima la reelección de Maduro”.
Borges se encuentra en el ojo del huracán, por un lado es aborrecido por los mismos opositores al Gobierno del Presidente Nicolás Maduro pero que hacen vida en Venezuela y se encuentran igualmente afectados por las sanciones y el bloqueo internacional de medicinas y alimentos, mientras él vive en una perenne gira internacional. Y por otro lado, es cuestionado abiertamente por el chavismo quienes lo tildan de traidor a la patria y solicitan a los organismos competentes legislar sobre la materia que lo lleve finalmente a su enjuiciamiento.

Por su parte el Presidente Nicolás Maduro hace una lectura humilde de los resultados arrojados en la 48° Asamblea General de la OEA, admitiendo que “ha sido una gran victoria en la capital del imperialismo”. Sin embargo, no se deja deslumbrar por los mismos y advierte que “vendrán nuevas batallas por la verdad de Venezuela en la OEA y el mundo”.

  

domingo, 3 de junio de 2018

Puro garrote crítico


Por: Néstor Francia

Le iba a poner otro título a este artículo, pero a pesar de ser más atinado, tenía un grave defecto, era demasiado elegante: “Realidad de la crítica y crítica de la realidad”. La gente no quiere tantos rodeos, exige a los trabajadores del pensamiento que sirvan carne cruda, no como los políticos de oficio, que suelen presentar los platos aliñados y cocidos. El título desechado apunta al contenido de este texto: la existencia de una fuerte corriente de revolucionarios críticos y el papel de los mismos en la crítica de la realidad revolucionaria.  Antes de abordar estos dos aspectos, digo de una vez que no voy a ser de los que le hacen propaganda al Gobierno, no porque el chavismo no tenga importantes logros y actuaciones, y buenas intenciones de sobra, sobre todo al nivel de sus bases, sino porque los propagandistas ya abundan: medios del Estado, voceros políticos, intelectuales “orgánicos” del chavismo. Ellos seguirán haciendo su trabajo. Muy bien, yo haré el mío: empuñar el garrote crítico y repartir palo a diestra y siniestra, para seguir siendo un carro sin frenos. Ahora se justifica el título finalmente escogido.

El impetuoso torrente crítico cuenta con nombres importantes: Luis Britto García, Julio Escalona, José Sant Roz, David Paravisini, Roberto Hernández Montoya (recomiendo ampliamente su más reciente artículo que pude leer en Aporrea.org, bajo el título “Termitas”) y otros. Por supuesto, no es que comparta necesariamente todos sus planteamientos, así como ellos no adosarán todos los míos, pero respeto mucho a quienes siembran la planta de la inconformidad, que produce la brillante flor de la duda y el fruto alimenticio de la diversidad, bienes que han hecho que el hombre devele unos cuantos enigmas del Universo, abra caminos al conocimiento y explaye uno de los principales atributos humanos, la creatividad.

Muy notable es que los revolucionarios críticos abundan como la hierba al nivel del chavismo de base. Esto ya lo percibía, pero se me ha evidenciado mucho más después de la gran difusión de mi artículo-detonante “La victoria pírrica”, que ha corrido  como el viento por redes digitales. Ese es el mérito que me enorgullece: he logrado liberar aun más el uso colectivo del debate, una de las principales herramientas útiles en manos del pueblo. Inclusive me conforta que esta corriente crítica no deja de estar presente entre muchos Constituyentes que provienen del sector de trabajadores y de comunas, por ejemplo. Sobre todo unos cuantos, que representan casi todos a la provincia, me plantean su inconformidad con distintas manifestaciones de burocratismo, corrupción, autoritarismo político, militar y policial, ineficiencia y otros males que hacen peligrar el destino de la Revolución.

Un camarada me planteó que este movimiento crítico tiene el defecto de ser inorgánico y disperso. Esto es cierto, acaso tenga que ver con el hecho de que no es una corriente homogénea y que, claro está, no tiene ni creo que llegue a tener apoyo del Estado para contactarse, reunirse, contar con locales y logística, todas esta cosas necesarias para una hipotética organización. Por ahora se trata de un fenómeno silvestre, callejero, realengo, pero esto tiene también para mí su encanto, pues le permite mantenerse fresco, vibrante y libre del secuestro del Estado burgués que nos rige.

En modo alguno creemos que la eclosión de una importante corriente crítica deba comprometer la unidad antiimperialista que se le impone al movimiento revolucionario venezolano. Claro que ese es un riesgo, pero podemos evitarlo si se entiende el debate como una actividad humana natural. He podido constatar la existencia de sectores conservadores en el chavismo, no solo al nivel de la Dirección, sino también en el de las bases, sobre todo en un importante segmento de la militancia de base del PSUV. Algunos de estos tienen la tendencia a satanizar la crítica y evadir el debate. Ellos también tienen la posibilidad de expresarse e incluirse en la discusión, y evitar la tentación de la descalificación fácil y simplona. Hay quienes piensan que la crítica sirve a los intereses del imperialismo y de la derecha. Yo, por el contrario, creo que lo que ayuda a los enemigos es precisamente lo criticado: el burocratismo, la corrupción, la ineficiencia, el dogmatismo, el sectarismo, el jalabolismo, el arribismo, el discurso desgastado y alienado.

Ya antes de las elecciones del 20 de mayo habíamos previsto algunas cosas que pasarían desde el 21 de mayo. Veamos parte de lo que escribí en un análisis que circuló el 12 de mayo pasado por redes digitales: “Nos enfrentaríamos, si todo sale bien en las elecciones, a un claro dilema: o la Revolución se estanca (que es lo mismo que retroceder) o avanza. Se seguirán cumpliendo los presagios de Marx, y la Humanidad seguirá su curso de radicalización de la lucha de clases mundial. Continuará en desarrollo la contradicción principal de la época entre el imperialismo y sus aliados, por un lado, y los pueblos y naciones soberanas, por el otro. Esa gran contradicción condicionará todas las demás, incluidas aquellas de cada país. En nuestro caso, se verá también las que existen en el seno del movimiento revolucionario, que se expresarán sobre todo entre las posiciones transformadoras y las conservadoras, entre el Estado y el movimiento popular, entre el Poder Constituido y el Poder Constituyente. Habrá que manejar esa lucha con tino para preservar la unidad nacional contra el enemigo principal, el imperialismo, mientras se resuelven las contradicciones internas”.

Hoy suscribo en todas sus líneas las ideas expresadas en ese párrafo. Las contradicciones se seguirán desarrollando y eso no depende de ninguno de nosotros. Están allí, macerándose, y esto nada lo puede cambiar, salvo la resolución que tengan en el proceso dialéctico del movimiento perpetuo.

José Vicente HOY. Entrevista a Héctor Rodríguez y los confidenciales

miércoles, 30 de mayo de 2018

PALABRAS DE MIGUEL DÍAZ-CANEL EN LA ASAMBLEA NACIONAL CONSTITUYENTE

EL DIÁLOGO ES EL ESCENARIO POST ELECTORAL

  • La postura de la oposición

La victoria electoral del Presidente Maduro de las elecciones presidenciales del 20 de mayo siguen generando reacciones en el acontecer político nacional, diferenciándose por su puesto de la parcialidad política de los actores relevantes. Los líderes de la oposición radical que se agrupan en la llamada Mesa de Unidad Democrática (MUD), aunque ellos hayan sido los que promovieron la abstención, pareciera que no tuvieran presencia en el escenario político nacional, no aparecen públicamente en ningún medio de comunicación social, no dan declaraciones ni difunden mensajes a través de las redes sociales, andan desaparecidos, tal vez esperando nuevas líneas políticas conspirativas de de sus mentores imperialistas de Washington, estimulados especialmente de los sectores del partido Republicano en Miami.
Entre tanto, el sector opositor que decidió participar en las elecciones comienza a tener mayor presencia y aparición en los medios nacionales, por ejemplo: el ex candidato presidencial Javier Bertucci, una vez que reconoció los resultados de las elecciones del 20-M, en los días subsiguientes fue invitado por el Presidente Maduro a una reunión en el Palacio de Miraflores y en sus declaraciones a los medios de comunicación posteriores a la reunión, se pudo conocer que había solicitado al Mandatario Nacional una amnistía para los políticos presos y la apertura del canal humanitario, siendo consecuente con sus principales ofertas electorales. Sobre la amnistía para los políticos presos sabemos de la amplitud del Presidente Maduro al solicitar recomendaciones a la Comisión de la Verdad de la Asamblea Nacional Constituyente, para liberar a aquellos políticos cuyos delitos no hayan conllevado crímenes de lesa humanidad; mientras que sobre la apertura del canal humanitario, el mismo Bertucci informó que recibió una oferta engañosa del imperialismo estadounidense que condicionaba la ayuda siempre y cuando Maduro dejara de ser el Presidente de los venezolanos.
Por otra parte, están las declaraciones expresadas por Pedro Pablo Fernández,  excoordinador del Comando de Campaña del excandidato presidencial Henri Falcón y dirigente del partido Copei, quien después de haber reconocido que su candidato había sacado menos de 2 millones de votos del Registro Electoral, llamó a la dirigencia de la MUD a revisar su comportamiento político luego de 19 años de fracasos. Asimismo, acudió al Palacio de Miraflores para atender el llamado al diálogo nacional realizado por el Presidente Maduro, y aunque condicionó la concertación con el Ejecutivo Nacional a la liberación de todos los políticos presos sin considerar la clase de delitos que hayan cometido, incluyendo a Leopoldo López, tiene una actitud evidentemente diferenciada de los abstencionistas radicales que se niegan a cualquier solución negociada y que sólo aceptan la salida del Gobierno del poder.
  • El análisis crítico desde el chavismo

A diferencia de los analistas de la oposición que mantienen una posición confrontativa contra el Gobierno, tales como la opinión del politólogo John Magdaleno, quien señala que a pesar de que la abstención en las elecciones no tuvo los efectos deslegitimadores deseados por los opositores radicales, ya que estos no lograron fracturar a “la coalición dominante”, pero que sin embargo hay que seguir manteniendo la presión y enfrentando al autoritarismo; o de la opinión del politólogo Ricardo Sucre, quien asegura que en el escenario del diálogo los que pudieran estar de acuerdo son los ciudadanos comunes, más no así en los que influyen y toman las decisiones pues consideran que los modelos antagónicos no pueden coexistir. No obstante, los análisis que provienen desde el chavismo llevan una carga conciliadora para toda la sociedad.
Para la socióloga Maryclen Stelling el diálogo no puede ser solo a nivel discursivo, debe ser una realidad que comience por cambiar el discurso en relación al adversario, no debe ser el enemigo al que hay que destruir ni descalificar. El diálogo no solamente es para enfrentar la crisis política, tiene que ser para enfrentar la crisis económica, debe haber un convencimiento que para solventar la situación se necesitan todos los sectores del país.
Entre tanto, el también sociólogo Óscar Schemel sostiene que el diálogo es una necesidad, que ocho de cada diez venezolanos lo respalda y nueve de cada diez está a favor del diálogo entre el gobierno y el sector privado. Para Schemel el diálogo debe tener dos objetivos básicos: elevar la producción y abatir la hiperinflación; para ello debe contar con otros interlocutores válidos más allá de la oposición radical que se niega a aceptar los resultados del 20-M, el sector privado es un actor fundamental con el que hay que contar para superar la crisis.
  • Líneas de acción táctica en logros inmediatos

Durante la presentación de las credenciales y la juramentación como Presidente reelecto ante la Asamblea Nacional Constituyente, el Presidente Nicolás Maduro mantuvo un discurso crítico a su propia gestión y reflexionó sobre lo que debe hacer su nuevo período de Gobierno.
Lo primero que hizo fue llamar a una transformación del liderazgo de la revolución, resalto que no se estaban haciendo las cosas bien y que había que cambiar el país, pero primero pasaba por cambiar el cómo hace las cosas el liderazgo de la revolución.
Lanzó seis líneas de acción tácticas de logros inmediatos que debe realizar el Gobierno: 1) el diálogo y la pacificación del país, 2) hacer un nuevo sistema de distribución, comercialización y fijación de los precios de todos los productos del Plan 50; y avanzar hacia un acuerdo para recuperar el crecimiento económico y la satisfacción de necesidades, 3) establecer una lucha frontal contra la corrupción y por el surgimiento de una nueva ética patriota y ciudadana, 4) el fortalecimiento y la ampliación de los logros del sistema de seguridad y protección social, 5) defender la soberanía nacional ante los ataques del imperialismo y 6) ratificar el rumbo socialista del siglo XXI de la Revolución Bolivariana.
Sobre el diálogo nacional y la pacificación del país, que es el punto que nos ocupa en este análisis, dijo que presentó a la Comisión de la Verdad de la Asamblea Nacional Constituyente “una propuesta para superar las heridas que dejaron las guarimbas”. Se trata de solicitar la libertad para un conjunto de personas detenidas por haber cometido delitos de violencia política, darles una oportunidad para un proceso de reconciliación nacional a aquellos que no hayan cometido graves crímenes o asesinatos.
También se observó públicamente la reunión con el excandidato presidencial Javier Bertucci, con Pedro Pablo Fernández, excoordinador de campaña del excandidato Henri Falcón; con los representantes de los medios de comunicación del país y de la Asociación Bancaria Nacional. Maduro desde el 2013 sigue siendo consecuente con la banderas del diálogo y la concertación nacional, esperemos que la oposición y el empresariado nacional, que también le han adversado, estén a la altura de la conciliación que necesita el país para la estabilidad y el bienestar de todos los venezolanos.      
         

martes, 22 de mayo de 2018

LOS RESULTADOS DE LAS ELECCIONES PRESIDENCIALES 2018




Este domingo 20 de mayo, contra viento y marea, se llevaron a cabo las comicios presidenciales previstos para finales del año 2018, pero que fueron adelantados a petición de la oposición venezolana en acuerdo con el Gobierno Nacional, luego de las intensas jornadas de diálogo entre las partes en República Dominicana, con el objetivo de lograr un mínimo de gobernabilidad política, pacificación del país luego de las protestas violentas de la oposición durante los meses de abril, mayo, junio y julio del año 2017 y tratar de controlar los altísimos niveles inflacionarios inducidos por los grupos empresariales, nacionales e internacionales, para afectar la cotidianidad de los venezolanos y así desestabilizar la gobernabilidad del Presidente Nicolás Maduro.

Los resultados no fueron los esperados para ninguna de las partes en la contienda, y aun cuando haya habido un aceptable nivel de participación electoral del 46,02% en comparación con otros países y democracias de la región, todos los candidatos se vieron afectados por los niveles de abstención que alcanzaron el 53,98% de los venezolanos que decidieron no participar.

Para el chavismo, a pesar de que el Presidente Maduro haya sido reelecto con 6.190.612 votos que representan el 67,8% del total del los electores que participaron, según el 98,78% de las actas escrutadas. Sin embargo, en comparación a los 7.587.579 de electores que sufragaron por el mismo Mandatario en las elecciones del año 2013, significa una reducción de 1.396.967 de votantes en los cinco años de su gestión, obviamente afectados por la difícil situación económica del país.

Para atenuar esta diferencia de electores que decidieron no participar en esta oportunidad, los líderes del chavismo pueden argumentar que otros mandatarios que adversan a la Revolución Bolivariana han sido electos con menos porcentajes que el Presidente venezolano y no por eso han sido declarados gobiernos ilegítimos, por ejemplo: Donald Trump resultó electo con el 27,1% de los votos, Mariano Rajoy con el 21,6%, Enrique Peña Nieto con el 24,1%, Juan Manuel Santos con el 23,7%, entre otros. No obstante, estos argumentos no resuelven los problemas de la vida cotidiana de los venezolanos, sobre todo la afectación económica y social, y que el nuevo gobierno del Presidente Maduro debe resolver para lograr mantener y aumentar los niveles de apoyo de los venezolanos.

En este contexto, el primer discurso del Presidente Maduro minutos después de haberse sabido los resultados de las elecciones en boca de la presidenta del CNE, Tibisay Lucena, ratificó lo que ya había dicho durante la campaña electoral al llamar al diálogo nacional y al reencuentro con todos los sectores políticos, sociales, culturales, empresariales del país, hizo un llamado a la reconciliación nacional y dejar atrás las peleas estériles que no aportan nada para la paz nacional.

También volvió a reconocer la necesidad impostergable de implantar un nuevo modelo de desarrollo económico, que debe ser afianzado ampliamente con la participación y el trabajo de todos los sectores productivos, de la clase media, de los empresarios, de los agricultores, de los transportistas, etc. Dijo creer en una nueva etapa para Venezuela, en nuevo comienzo, en la paz como la base para la convivencia nacional, para llegar a acuerdos y poder avanzar todos juntos hacia un destino superior y de superación definitiva de los problemas derivados de la guerra económica.

Para nosotros lo más importante del resultado electoral es que la Revolución Bolivariana sigue manteniendo el poder político y que este no cayó en manos de la oposición entreguista que pactó con los poderes económicos de la derecha imperial, la entrega de los recursos estratégicos de los venezolanos a cambio de su apoyo para poder gobernar el país.

En cuanto a la reacción de los opositores hubo una marcada diferencia entre los candidatos que adversan al Gobierno del Presidente Maduro. Mientras que Henri Falcón finalmente sucumbió a las presiones que desde Washington y sus lacayos nacionales profirieron para que desconociera los resultados de las elecciones y deslegitimara la transparencia del ente comicial, por otra parte Javier Bertucci reconoció los resultados ante la avasallante diferencia sacada por el candidato de la Patria Nicolás Maduro.

Indudablemente que el gran derrotado de la contienda electoral fue Henri Falcón, a quién el pueblo venezolano despreció en su propuesta entreguista de dolarizar la economía nacional y obedecer los dictámenes de los organismos financieros internacionales tales como el Fondo Monetario Internacional y del Banco Mundial, para gobernar el país. Tampoco logró convencer a la oposición reaccionaria y abstencionista, y aun cuando hoy adopta su discurso sobre la supuesta falta de garantía electorales y llama a una nueva elección para el último trimestre del año, esta vez exigiendo que no haya los puntos rojos y que no se permita el voto asistido, sin embargo lo que ha logrado a través de las redes sociales son manifestaciones del más grande repudio visceral que se haya visto en contra de cualquier otro líder de la oposición.

El otro candidato, Javier Bertucci, aunque sostiene la misma tesis que Falcón sobre el supuesto ventajismo electoral del candidato-Presidente por la utilización de los puntos rojos y del voto asistido, también muestra rasgos de un verdadero liderazgo y ganas de mantenerse en la diatriba política en buena lid, tras admitir que la diferencia de los votos obtenidos por Maduro no pueden ser rebatidos con la presencia de los puntos rojos que habían consentido que estuvieran en las inmediaciones de los centros de votación en el acuerdo previo firmado por los candidatos y que además su presencia en los límites no permitidos en el acuerdo no eran suficientes para impugnar la elección.

Ahora bien, visto que los resultados fueron desfavorables tanto para la oposición que si participó en la contienda electoral, como para la oposición abstencionista teledirigida desde Washington ¿se puede esperar que acepten la derrota de manera impasible y un nuevo Gobierno de Maduro durante los próximos 6 años?

No lo creemos, seguramente se reactivarán nuevos planes violentos contra la gobernabilidad del país, nuevos sabotajes a la economía nacional y nuevos calentamientos de oreja a los oficiales de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana para que ejecuten planes golpistas contra el Gobierno Nacional. Ante esto, debemos estar alerta y mantener el apoyo al Presidente en defensa de la soberanía y del Estado-nación.
       

martes, 15 de mayo de 2018

LA ÚLTIMA SEMANA DE CAMPAÑA ELECTORAL



     Gira nacional de Maduro y el mensaje renovador de la esperanza
A tan solo días de celebrarse las elecciones presidenciales del próximo 20 de mayo, el candidato del chavismo por la reelección presidencial Nicolás Maduro ha realizado una intensa campaña por todo el país, con sendas demostraciones del buen funcionamiento de la maquinaria electoral del chavismo y grandes concentraciones de apoyo popular en cada una de las regiones que ha visitado.

El mensaje del candidato-presidente ha sido consistente en el tiempo, que además ha sido mantenido durante gran parte de su gestión de gobierno y puesto en un lugar privilegiado durante la campaña en desarrollo. En el mismo resaltan las palabras claves: lealtad, unión, renovación, esperanza, derecho a la paz, la prosperidad económica, la protección del pueblo, la seguridad, el bienestar, el futuro, el desarrollo de una nueva economía, la productividad del país, la soberanía y la independencia nacional, el desarrollo, lucha contra la corrupción y las mafias, la búsqueda de las soluciones, romper con el rentismo, diálogo nacional, gobierno de calle, entre otras.

El mensaje siempre ha sido dirigido a toda la nación sin discriminaciones de ideológicas ni partidistas, pero especialmente enfocado hacia los jóvenes, estudiantes, mujeres, amas de casa, trabajadores, campesinos, empresarios honestos. Un discurso renovador de las fuerzas productivas del país, para trabajar juntos por la patria que soñamos y que merecemos todos los venezolanos sin distinción de clases.

Las coincidencias del discurso de los candidatos opositores Henri Falcón y Javier Bertucci
Por su parte los candidatos que hacen oposición al Gobierno han realizado una campaña electoral poco vistosa. Aunque han realizado concentraciones, caminatas y mítines no han mostrado la contundencia ni el acompañamiento popular mostrado por el líder del chavismo.

La candidatura de Henri Falcón ha tenido que luchar no sólo con la popularidad y respaldo del candidato-presidente Nicolás Maduro, del chavismo duro respaldando el legado del Comandante Chávez, sino que además ha tenido que luchar contra los dardos envenenados de la misma oposición recalcitrante y abstencionista, que sigue las líneas políticas de Washington tendentes a sabotear el proceso electoral. Falcón trata de convencer a la misma oposición que la vía electoral es lo mejor que puede suceder al país, y que tiene la suficiente capacidad de representarlos en un hipotético gobierno de oposición, pero hasta ahora no ha logrado captar el apoyo de los que siguen la línea abstencionista.

Su principal oferta electoral es la dolarización de la economía del país, y aunque la misma pareciera tener alguna aceptación entre los venezolanos desesperados por la difícil situación económica, no obstante pierde fuerza cuando no se encuentran respuestas al ¿cómo se hará la dolarización? ¿De dónde se sacarán los dólares para financiar esta política? ¿cuál será la tasa de cambio de la moneda estadounidense? ¿se perderá la soberanía monetaria? ¿los venezolanos tendremos que someternos nuevamente a los dictámenes del Fondo Monetario Internacional y del Banco Mundial? ¿volverán las privatizaciones de los servicios públicos y de las empresas del Estado? ¿qué pasará con las prestaciones sociales? ¿qué sucederá con las pensiones? ¿Qué sucederá con la educación gratuita? ¿Qué será de la Gran Misión Vivienda Venezuela?

Los venezolanos ya dejamos de ser tontos útiles y ahora hay muchas preguntas que no han sido respondidas por la candidatura de Falcón, o si lo ha hecho no ha convencido a los que ya pasamos por esas propuestas durante los gobiernos del Pacto de Punto Fijo: Acción Democrática y Copei; los cuales vendieron su alma a los organismos financieros internacionales sin velar por los intereses del pueblo.

Por otra parte, la candidatura de Javier Bertucci pareciera estar consolidada entre el sector religioso nacional, sin embargo el ofrecimiento de las sopas parece insuficiente para llenar las expectativas de la población. También adoptó un discurso entreguista y sostiene que solicitará la ayuda de los Organismos Internacionales, del gobierno de Estados Unidos y de la Unión Europea para gobernar, en su discurso no se ofrecen soluciones que no pasen por la pérdida de la soberanía nacional.

El “Golpe Maestro” de Estados Unidos contra Venezuela
La mano imperial del gobierno de Estados Unidos no deja de frotarse pensando que podrá tomar a Venezuela por asalto y de disponer de sus grandes recursos energéticos y estratégicos para su propio provecho. Recientemente la periodista argentina Stella Calloni denunció que la administración Trump y sus lacayos en la región, pusieron en marcha una nueva conspiración para acabar con el gobierno del Presidente Nicolás Maduro y que la ofensiva iniciaría antes de las elecciones presidenciales del 20 de mayo.

De acuerdo a la información, el gobierno estadounidense utilizará todo el aparato propagandístico y mediático para realizar acciones violentas en contra del gobierno venezolano, y que además tendrá el apoyo de países con gobiernos antichavistas de la región, tales como: Panamá, Colombia, Brasil, Guyana que son claves en la operación militar, debidamente respaldados por la logística de Argentina. Todo esto aparece especificado en un documento de 11 páginas, que lleva la firma del almirante Kurt Walter Tidd, actual Comandante en jefe del Comando Sur estadounidense.

No es la primera vez ni la última que el gobierno estadounidense utilice todo su poderío propagandístico y armamentista para tratar de atemorizar a la población de los países que están resueltos a ser libres, a darse su propia forma de gobierno, a ser independientes. Esto debe servir como un estímulo a todos los patriotas venezolanos para salir a votar masivamente en las elecciones del próximo 20 de mayo, debemos dar una demostración mundial de qué están hechos los venezolanos, que somos verdaderos demócratas y resueltos a ser libres e independientes.  

lunes, 7 de mayo de 2018

PRESIÓN ABSTENCIONISTA, SIMULACRO ELECTORAL Y DIÁLOGO NACIONAL


CRECE LA PRESIÓN ABSTENCIONISTA CONTRA HENRI FALCÓN

Las presiones políticas y mediáticas en contra del candidato opositor para que desista de participar en las elecciones presidenciales del 20 de mayo, se incrementan conforme se acercan los días de la elección. En una entrevista realizada en el programa Conclusiones de CNN en Español por el periodista Fernando Del Rincón el pasado viernes 04 de mayo, se puede corroborar la intensidad con la cual trabaja el sector abstencionista de la oposición y algunos medios de comunicación, para lograr deslegitimar las elecciones presidenciales atacando tanto la candidatura opositora que más chance tiene frente al candidato de la Patria Nicolás Maduro, así como minar la credibilidad del sistema electoral venezolano.  
Fernando Del Rincón inició la entrevista calificando a Henri Falcón de ser “el legitimador” de unas elecciones que desde ya iban a ser desconocidas por los países que integran el llamado Grupo de Lima, además lo llama “traidor” por haber roto las relaciones con la Mesa de Unidad Democrática, avalar un “proceso electoral viciado por el Consejo Nacional Electoral” y con unas condiciones electorales adversas que no valen la pena la participación en las elecciones.
Del Rincón va más allá en su cuestionamiento contra en sistema electoral venezolano y pone como ejemplo los resultados de las elecciones de gobernadores del 2017, en las que supuestamente la oposición debía haber arrasado con las gobernaciones en disputa pero que al final terminaron siendo en su mayoría ganadas por el chavismo. En este escenario el periodista repite las palabras del también opositor Henry Ramos Allup, según el cual no importa la cantidad de votos que saque la oposición en las presidenciales ya que “los resultados ya están cantados” a favor de Nicolás Maduro, es por ello que el periodista conmina a Falcón a retirar su candidatura de estas “elecciones anticipadas” y esperar que sean reformuladas hasta diciembre “que es cuando deberían llevarse a cabo”.
Aun cuando Henri Falcón durante la entrevista trata de defenderse señalando que ha sido la misma Mesa de Unidad Democrática la que atenta con la posibilidad de una nueva victoria electoral con sus llamados a la abstención, y que además existen las mismas condiciones electorales que las presentadas durante las elecciones del 2015 en las que la oposición logró la mayoría de los escaños a la Asamblea Nacional. No obstante, el trabajo de Fernando Del Rincón era seguir promocionando la mayor abstención opositora posible, deslegitimar la elección y atacar la propia candidatura de Falcón, señalándole inclusive que aun cuando sea el ganador de las elecciones la comunidad internacional va a desconocer las presidenciales.

EL ÉXITO DEL SIMULACRO ELECTORAL
El cronograma electoral sigue cumpliéndose a cabalidad con la realización del Simulacro Electoral pautado por el Consejo Nacional Electoral el pasado domingo 06 de mayo.
Según se pudo constatar por las pantallas del canal del Estado Venezolana de Televisión, fue masiva la asistencia de electores a las mesas de votación dispuestas por el ente electoral a lo largo y ancho de todo el país.  Asimismo, la cobertura de los medios impresos adscritos al Sistema Nacional de Medios Públicos, tales como: Correo del Orinoco, Ciudad Caracas y Diario Vea; dieron cuenta en sus titulares del “éxito del simulacro” y de la “masiva participación popular” que “desbordó el ensayo electoral”.
Las declaraciones de la presidenta del Consejo Nacional Electoral, Tibisay Lucena, dieron cuenta de la afinación del Sistema Electoral para encarar los comicios del próximo 20 de mayo. Fueron 500 centros de votación habilitados a escala nacional que permitieron, entre otros aspectos, medir la capacidad logística del ente electoral, hacer las pruebas técnicas correspondientes y medir los tiempos de la emisión del voto.
Por su parte, el ministro del Poder Popular para la Defensa G/J Vladimir Padrino López destacó el carácter democrático del pueblo venezolano y del derecho a ser libres, independientes y soberanos, ratificado por los venezolanos a través de la participación popular tanto en el simulacro como en las elecciones del 20 de mayo. Entre tanto, el jefe del Comando de Campaña Simón Bolívar, Jorge Rodríguez, destacó el perfecto funcionamiento y la comunicación con todos los jefes del comando de campaña, así como la lectura de los códigos VQR en los Puntos Tricolor.
En contraste, la cobertura de los medios impresos privados adversos a la Revolución Bolivariana, tales como: 2001 y El Nacional, fue de minimizar o invisibilizar el impacto positivo que pudiera generar el simulacro electoral en los opositores que todavía están indecisos de su participación en las elecciones del 20-M.

DIÁLOGO NACIONAL
Durante su intervención en el programa José Vicente Hoy que conduce todos los domingos en Televen el periodista José Vicente Rangel, la socióloga Maryclen Stelling destacó la importancia de las elecciones presidenciales del 20 de mayo para la paz del país.
De acuerdo a la socióloga la crisis por la que atraviesa el país no se resuelve con los resultados de la elección, es decir, el día después de las elecciones los venezolanos seguiremos inmersos en la crisis política y económica que afecta al país, y por lo tanto más importante de quien resulte ganador es el manejo de la crisis y de la disposición de los bandos políticos (gobierno – oposición) de sentarse a dialogar para su debida resolución.
Maduro tiene a su favor que ha sido consecuente en su disposición a dialogo y a la paz, sin desprenderse de sus principios. La oposición por su parte juega un doble juego, dicen que quieren diálogo pero lo sabotea y le pone trabas como ya pasó en República Dominicana que contó con los buenos oficios del presidente Danilo Medina, con todo y eso nunca hubo disposición por parte de los negociadores de la oposición, sobre todo Julio Borges, de llegar acuerdos satisfactorios para el país en base a las ideas y a los beneficios sociales del pueblo, solo procuran alcanzar sus intereses y derrocar al gobierno legítimamente constituido.   


lunes, 30 de abril de 2018

BALANCE DEL INICIO OFICIAL DE LA CAMPAÑA ELECTORAL


Por: Harrys Velasquez / @HarrysVelasquez

Durante el transcurso de esta última semana del mes de abril hemos podido observar la introducción de varios elementos que avivan el inicio oficial de la campaña electoral, tales como: la pregunta que hace el Presidente a los venezolanos: ¿Cómo se elige el Presidente en Venezuela?; la probable unificación de las candidaturas de Henri Falcón y Javier Bertucci para enfrentar al candidato a la reelección Nicolás Maduro; las denuncias realizadas por los candidatos Bertucci y Falcón sobre la supuesta violación de las garantías electorales y la respectiva respuesta del Jefe de campaña del chavismo Jorge Rodríguez, así como las denuncias sobre la violencia política ocurrida en contra de los integrantes del comando de campaña de Javier Bertucci. Consideramos que estos elementos marcaron de alguna manera el panorama político electoral durante el inicio de la campaña a las presidenciales del 20 de mayo.

El Presidente Maduro ha reflexionado públicamente durante estos últimos días sobre la importancia que tiene que los venezolanos salgamos a votar el próximo 20 de mayo, y para ello introduce en la opinión pública una interrogante que pareciera tener una respuesta de Perogrullo: ¿Cómo se elige un Presidente en Venezuela?.

Tal como el mismo Mandatario afirma la respuesta a esta pregunta parece de Perogrullo, es decir, la gran mayoría del país sabe que al presidente venezolano lo elegimos los venezolanos. Pero la intencionalidad del Presidente, más allá de lo obvio, es incentivar la mayor participación de votantes posibles el día de la elección, para así legitimar los resultados y ratificar ante el mundo la voluntad democrática de los venezolanos. Además, para denunciar las amenazas del desconocimiento de los resultados electorales que a priori han sido cantadas por el imperialismo norteamericano, la derecha europea, algunos países de la región con gobiernos antichavistas y algunos organismos internacionales como la OEA que le siguen la línea desestabilizadora del Gobierno venezolano emitida por Washington y el Departamento de Estado.

En cuanto a la presentación de la candidatura ante el electorado venezolano el Mandatario ha venido mostrando la construcción de una imagen propia que lo diferencian del liderazgo histórico ejercido por el Comandante Chávez, que tiene su propia identidad y de experiencia política en el gobierno, de “constructor de victorias épicas” como las elecciones de la Asamblea Nacional Constituyente que lograron paralizar la violencia de las guarimbas de oposición, y de la desmovilización evidente del voto opositor en elecciones municipales y las elecciones de gobernadores del año 2017.

De acuerdo al analista político y director de la encuestadora Hinterlaces, Óscar Schemel, el Presidente ha venido manejando muy bien el tema de las emociones, de la esperanza y de ubicar a la gente como protagonista del proceso político del país. Según Schemel, el posicionamiento del Presidente como “protector” es acertado aunque falta acompañarlo o relacionarlo un poco más con la imagen de “solucionador” de los problemas, es decir, “hace falta moverse un poco al centro” ya que el centro está pidiendo fundamentalmente propuestas económicas y mejorar las expectativas del futuro.

Por otra parte, se encuentra la posibilidad de la unificación de las candidaturas de Henri Falcón y de Javier Bertucci para enfrentar al candidato a la reelección Nicolás Maduro surgidas durante la semana, se infiere que no llegaron a concretarse porque a Bertucci no le interesó la propuesta planteada por Falcón, aun cuando primero se había mostrado interesado en la alianza pero en sus propios términos y ahora solicita que sea Falcón quien renuncie y se una a su candidatura.

La candidatura de Javier Bertucci tiene arraigo popular en base a la comunidad religiosa, cristiana y evangélica de Venezuela, y su discurso apela a la esperanza de la gente y la conciliación de los venezolanos. Entre tanto la candidatura de Henri Falcón se encuentra dirigida a captar la rabia de la gente, la venganza, al voto castigo, mientras que el tema de la dolarización de la economía carece de argumentos sólidos y más bien pudieran ser utilizados en su contra, ya que para llevar a cabo la medida tiene que pactar con el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial, entre otros, que dan pie a la pérdida de la soberanía y la aplicación de políticas neoliberales salvajes como la privatización de los servicios públicos (electricidad, agua, transporte público) y las empresas del Estado, la desregulación de los controles y la liberación de los precios, la reducción de los pensionados, la eliminación de la educación y la salud gratuita, entre otros servicios que garantizan la satisfacción de las necesidades básicas de los venezolanos.

Sobre la supuesta violación a las garantías electorales por parte del Gobierno, denunciadas tanto por Henri Falcón como por Javier Bertucci, consideramos que se trata de una estrategia discursiva de ambos candidatos para generar la percepción pública de un supuesto ventajismo electoral, y así presionar por la paralización de las actividades presidenciales en su gestión de gobierno confundiéndola con la campaña electoral.

Ahora bien, las denuncias realizadas por el candidato Javier Bertucci sobre las agresiones sufridas por miembros de su comando de campaña levantan mucha suspicacias en relación a ¿quién se beneficia o perjudica? más con el acrecentamiento de una campaña electoral desbordada por la violencia política.

Al Presidente Maduro y al chavismo en general les interesa que el desenvolvimiento de la campaña electoral se efectúen sin el mayor contratiempo posible, Maduro ha sido consecuente con sus llamados a la paz y al diálogo en todo momento desde que se hizo cargo del poder. Entre tanto, Bertucci tiene un aura religiosa y hasta ahora no se vincula con la violencia política que algunos ejercen en el país, mientras que Henri Falcón siempre ha mantenido también que los problemas de los venezolanos hay que resolverlos por la vía pacífica y democrática del voto.

Aun cuando no se han dado a conocer los resultados de la investigaciones de los organismos de seguridad del Estado sobre las agresiones contra el equipo de Bertucci, se puede presumir que es parte de la violencia política anunciada por los sectores radicales de la oposición que llaman a la abstención y al saboteo de las elecciones, siguiendo órdenes del imperialismo norteamericano para provocar la renuncia de los candidatos o deslegitimar el proceso electoral.